Por Bernardo Subercaseaux

  • 1973-1974 Quema indiscriminada de libros. Allanamiento y ocupación militar de Editorial Quimantú. Destrucción de libros de las colecciones  “Nosotros los Chilenos”, “Camino Abierto”, “Quimantú para todos” “Minilibros” y “Cubcuna”.
  • 1973-1976: Restricciones por vía directamente represiva a publicación de revistas, periódicos y libros. También confiscación en algunas librerías.
  • Censura Previa 1973-1983.
  • 1977-1981 Bando Militar 107: establece que solo Jefe de Zona de Emergencia puede autorizar fundación y edición de publicaciones.
  • 1981-1983 Decreto 3259 establece que fundación, edición y circulación de nuevas publicaciones periódicos, revistas y libros deben ser autorizadas por Ministerio del Interior.
  • Constitución Política 1980 (entra en vigencia en 1981) Disposición 24 transitoria faculta al Presidente de la República para restringir entre 1981 y 1989 la fundación, edición y circulación de nuevas publicaciones.
  • Ley 18105 (27- 7-1981) Complementa decreto anterior con sanciones pecuniarias.
  • 1983, a raíz de protestas generalizadas en 1982, el Decreto 262 modifica decreto 3259 y pone término a la autorización previa del Ministerio del Interior.
  • Haciéndose cargo del Clima de Censura en toda la década del 80 Nicanor Parra escribe un artefacto:

“Confío 100% en el lector / Estoy convencido de que hasta los civiles / Son capaces de leer entre líneas”. 

  • Un editorial de La Nación (31/5/ 1984) diario de Gobierno, señala literalmente “El acto de regalar un libro, tan simple en apariencia, tan inofensivo,  envuelve riesgos que no se pueden pasar por alto. No siempre un libro, por el solo hecho de serlo, satisface el propósito ideal que generalmente le suponemos. Porque no siempre resulta ser un agente confiable de cultura o un recurso no contaminado de salud mental. A veces, más a menudo de lo que quisiéramos, encontramos libros desvirtúan el recto juicio de las cosas, libros que so pretexto de divulgar teorías novedosas ensucian el cauce limpio y natural de la verdad”
  • En 1986 la dictadura confisca todos los ejemplares importados del libro-reportaje de Gabriel García Marquez sobre Miguel Littin y su filmación clandestina en Chile. 

Fuente: B. Subercaseaux Historia del Libro en Chile, LOM Editores, 2011